Ciudades CIDEU, Congreso CIDEU

CIUDADES QUE CUIDAN: a las personas, al planeta y a la democracia

Conclusiones del XXIV Congreso de CIDEU

Una ciudad cuidadora es aquella que, poniendo a las personas en el centro, presta especial atención a las y los ciudadanos en situación de mayor fragilidad y vulnerabilidad, priorizando la justicia social y ambiental en las políticas públicas y el ordenamiento urbano.

Una ciudad que cuida de las personas ha de diseñar e implementar políticas públicas encaminadas a que todas las personas puedan desarrollar su proyecto vital en las mejores condiciones posibles, sin importar su género, edad, funcionalidad, condición económica, orientación sexual o religiosa u origen, para conseguir una sociedad más inclusiva, justa y segura, garantizando el bienestar social.

Unas ciudades que cuidan de las personas, en línea con los Objetivos de la Agenda para el Desarrollo Sostenible, contribuirán a transformar nuestro planeta, mejorando las vidas y las perspectivas de todas las personas que en ellas residen, teniendo presente que las ciudades y áreas urbanas concentran a cerca del 70% de la población mundial.

Para ello, estas políticas han de incidir en la mejora del acceso a un empleo digno, a la vivienda y garantizar la adecuada provisión de infraestructuras, equipamientos y espacio público accesible, un entorno urbano amigable y próximo; han de construir el adecuado soporte para el desarrollo de la actividad económica, cultural, social y comunitaria (redes de apoyo asistencial y comunitario…).

Una ciudad que cuida del planeta ha de orientar su estrategia de ciudad y sus políticas en pro de la sostenibilidad medioambiental, teniendo en cuenta que las propias ciudades, sus habitantes y la actividad urbana se ven directamente afectadas por el cambio climático y sus consecuencias, y que tienen, además, una responsabilidad directa en el mismo, siendo responsables de más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero y del consumo del 78% de la energía global.

Es por esto por lo que han de desempeñar un papel crucial en la lucha frente a dicho cambio climático, a través de políticas y acciones contundentes en mitigación y también en adaptación frente a los efectos del calentamiento global.

Al mismo tiempo, una ciudad que cuida del planeta ha de encaminar sus pasos a la transformación del modelo urbano, dirigiendo sus políticas urbanas hacia un planeamiento que reduzca la dispersión urbana y frene la expansión, actuando en el entorno construido, planificando a través del urbanismo de género, en clave de barrio y en clave de proximidad, para conseguir una ciudad más compacta y cercana, más verde y con más espacios libres y un sistema de transporte público eficaz y sostenible que permita recuperar la ciudad para la ciudadanía, primando la movilidad peatonal y ciclista.

La transformación del sistema de movilidad debe ir acompañada de una transición energética, basada tanto en la electrificación y como en el impulso de energías renovables, así como en la búsqueda de la eficiencia energética (en la edificación, la movilidad, la actividad económica…).

Una ciudad que cuida el planeta ha de apostar de forma decidida por la reducción de la generación de residuos y por su reciclaje, apoyando el desarrollo de la economía circular, el uso sostenible de los recursos y facilitando un metabolismo urbano equilibrado y eficiente (agua, energía, alimentos, personas…).

Una ciudad que cuida el planeta debe establecer acciones encaminadas a la gestión de entornos urbanos saludables y sostenibles, promoviendo su reverdecimiento, la renaturalización de los espacios urbanos y protegiendo la biodiversidad.

Las ciudades, germen mismo de la democracia y epicentros progresistas de los países, cumplen un rol esencial en el ejercicio de participación de la ciudadanía, en el desarrollo de la innovación social y en la gestación de unas sociedades plurales y diversas.

Una ciudad que cuida de la democracia y promueve la paz, reconoce las necesidades y voces de una ciudadanía diversa, facilita los procesos de inclusión y genera canales de participación, fomentando la corresponsabilidad ciudadana, la colaboración interinstitucional y entre el conjunto de agentes público-privados, y el respeto por los Derechos Humanos.

La atención durante la pandemia, de los flujos migratorios o la gestión desde la perspectiva local de los impactos de las crisis económicas y los conflictos geopolíticos, evidencian el papel de las ciudades como la primera línea de respuesta de los grandes retos globales detonados por los límites de la gobernanza a nivel nacional y global.

Es por ello que las ciudades y entidades de CIDEU, reunidas en su XXIV Congreso, se proponen incorporar al pensamiento estratégico de la ciudad el papel del cuidado, en todas sus acepciones, a través de proyectos específicos y de manera transversal en su gestión pública.

Entienden que, con independencia de las diferentes realidades, han de trabajar para afrontar las desigualdades sociales y los factores de exclusión de las ciudades, avanzando en una planificación urbana que ponga a las personas en el centro, destinando los recursos necesarios y a través de políticas innovadoras y valientes que afronten estas desigualdades desde la inclusión, prestando especial atención a las situaciones de vulnerabilidad y fragilidad a lo largo de la vida, ampliando las oportunidades, el bienestar y la calidad de vida de toda la ciudadanía.

Asumen su responsabilidad en la lucha contra el reto climático y el cuidado del planeta, para lo que han de establecer, desde sus competencias, las medidas y recursos necesarios para acelerar el cumplimiento de los objetivos de mitigación y adaptación, para reforzar la capacidad de adaptación y resiliencia, y minimizar la vulnerabilidad de las ciudades, en especial de las ciudades costeras, y sus habitantes.

Han de continuar trabajando, de manera más eficaz, en la reducción de la huella de carbono, adoptando medidas para un menor consumo y un uso más eficiente de la energía y los recursos, apoyando la transición energética, empleando energías sostenibles, promoviendo la circularidad económica e impulsando ciudades más compactas, apostando por una movilidad urbana sostenible, promoviendo la transformación del modelo urbano hacia ciudades más sostenibles, más próximas, más “verdes”, más peatonales, más saludables y más humanas.

Tienen un compromiso con el cuidado de la democracia, reconociendo la diversidad de las sociedades, impulsando la inclusión y participación de toda la ciudadanía en los procesos de construcción de la ciudad, fomentando la solidaridad y corresponsabilidad ciudadanas y los valores cívicos, la defensa de los Derechos Humanos y el apoyo a la puesta en marcha de las herramientas encaminadas un mayor empoderamiento de las y los ciudadanos que son quienes, en último término, conforman las ciudades.

Las ciudades y entidades de CIDEU se proponen profundizar en el diálogo y en el aprendizaje permanente y mutuo, para trabajar en la generación de propuestas dirigidas a las instancias legislativas y a las administraciones, instando a los gobiernos a promover innovación y avances tecnológicos orientados hacia esta perspectiva holística de los cuidados y a afrontar los grandes retos sociales y medioambientales, a través de medias regulatorias y financieras, que permitan a su vez un papel más activo de las ciudades en dichas estrategias.

Sabemos que las ciudades son fundamentales para el desarrollo de una sociedad más justa e inclusiva y creemos que igualmente las ciudades y sus habitantes han de tener un papel estratégico en el cuidado del planeta, así como en el impulso y cuidado de nuestros derechos y de los valores democráticos.

Estándar